• SONS OF BILL Y LA CRÓNICA DE SU CONCIERTO EN MADRID

  • MIGUEL RÍOS Y LA EXPERIMENTACIÓN ROCK DEL 74

  • ANALIZAMOS EL LIBRO SOBRE IAN CURTIS

  • NOS ENTREVISTAMOS CON THE SOUL JACKET

  • TODO SOBRE EL NUEVO TRIBUTO A HENRY MANCINI

Beardfish. No te duermas al volante del rock progresivo


 
Desde suecia, y en 2001, llegaba al mundo del rock experimental un conjunto que se apiñaba bajo el nombre de Beardfish. Entre 2007 y 2008 la agrupación editó dos discos que buscaban un mismo hilo conceptual fragmentado en dos partes. Tras un par de álbumes publicados de manera independiente, InsideOut les daba la oportunidad de enfrentarse a su arriesgada odisea con la seguridad que ofrece un sello reputado cubriéndote las espaldas. Veamos a continuación el resultado de este magnífico esfuerzo.
 
Sleeping In Traffic. Part One

 
Planteemos varios enigmas. ¿Es posible afirmar que un grupo ha tomado la esencia del rock progresivo de los años 70 sin que recuerde a bandas como Genesis, King Crimson o Gentle Giant? ¿Hay sentido en buscar similitudes entre la labor realizada por Kerry Livgren en sus primeros años de esparcimiento con el truco que se esconde tras la cabeza pensante de Beardfish? ¿Realmente se oculta tras este nombre una triquiñuela pensada a conciencia para agradar o todavía existen soñadores de particular impronta?
 
 
Lo cierto es que tras varias escuchas sigo sin dar con la trampa o el cartón. Esta primera parte de Sleeping In Traffic (procedimiento de edición que recuerda sobremanera a los últimos lanzamientos de Steve Thorne, compañero de sello discográfico) atesora lo mágico de la sorpresa. Desde un templado regazo mantiene una conversación con el comprador para hacerle ver y escuchar algo ya desconocido. Algunos podrían decir que suena a todos y a ninguno al mismo tiempo, aunque lo cierto es que dicha sensación se crea al poner sobre el tapete manos de tal originalidad. El disco tiene posibilidades para ser enmarcado en una década temporal reconocible en la disciplina tratada, aunque más por su libertad en ataduras que por imitar siguiendo la vía del descarado mirón.
 
Es totalmente una fusión espacial delimitada por la frescura de unos años con licencia para inventar. Sin duda la mejor de las amistades entre el estilo norteamericano y la tradición europea. Un CD para degustar repetidamente en busca de detalles que lleven al oído a sublimar la obra en su esplendor más absoluto.
 
Sleeping In Traffic. Part Two

Como comentaba más arriba, Steve Thorne editó su Emotional Creatures en dos partes y, manteniendo la lógica de su idea inicial, el desarrollo de sus creaciones no llevó a sobresaltos ni demasiadas sorpresas. El músico se centró en mantener sus atmósferas logradas y ese carácter de progresivo intimista que en muchos oyentes ha calado sin remedio. Beardfish, siguiendo una línea similar en lo de inventarse dos partes para un mismo trabajo, en este caso Sleeping In Traffic, se distancia en kilómetros del sonido Thorne. Su comprensión del rock experimental como esa materia que se alimenta de todo tipo de productos del mercado para enriquecer su dieta, en esta Part Two eleva lo ya en altares.
 

 
Beardfish fueron, sin duda alguna, uno de los nombres que mejor se ganó sus hojas de laurel en 2007, por ello comenzaban este nuevo año con un reto difícil. De hecho, al arrancar con “As The Sun Sets” uno puede vaticinar copias de los ya aposentados Ritual (aunque el combo de The Hemulic Voluntary Band no tenga miedo a emparentarse por momentos con algunos retazos de la world music, cosa que los aquí tratados no huelen), aunque eso pronto se esfuma. Al cuarto “South Of The Border” el oyente creyese estar ante unos The Tanget de segunda etapa, al igual que el reto de la mastodóntica “Sleeping In Traffic” retrotraiga al “The Truth Will Set You Free”, primer tema del doble CD Unfold The Future firmado por The Flower Kings (eso sí, Beardfish no mira a Yes en esta ocasión como sí lo hacía el citado supergrupo en dicha canción). Cerrado el fragmentado análisis que obliga un álbum de estas características, degustando ahora el poso que deja la novedad, el que ya escuchó su anterior grabación de estudio debería entender que estos pupilos de InsideOut se las han buscado y rebuscado para mantenerse en forma con una línea estupenda.
 
 
Justa continuación de aquella Part One, este último Sleeping In Traffic desarrolla ideas que deberían ser tomadas muy en cuenta a la hora de modernizar el progresivo sin necesidad de metalizarlo. Del ayer al hoy... y por siempre.
 
por Sergio Guillén

THE ANSWER - Raise A Little Hell (Napalm Records, 2015)

 
A cuadros me he quedado cuando me he percatado de que este nuevo disco de los norirlandeses The Answer, el que hace el quinto en su ya estable carrera, sale editado por el sello austriaco Napalm Records. Una casa conocida tradicionalmente por su apoyo a grupos ya míticos de la escena underground metálica como Summoning, Vintersorg o Hollenthon de repente apuesta por una banda marcadamente mainstream como The Answer. Sí, ya sé que su anterior disco también fue publicado por Napalm, pero no deja de sorprenderme. Definitivamente, los tiempos están cambiando.
 
Dejando a un lado lo que a todas luces podemos despachar como una mera anécdota, hay que reconocer que esta discográfica apuesta sobre seguro. No es sólo el nombre y el prestigio que un cuarteto como el que nos ocupa ha ido obteniendo a lo largo de los años, sino que detrás de toda esta fachada hay un grupo tremendamente efectivo y profesional. Una formación que actuó como telonera de AC/DC en su gira de presentación del álbum Black Ice tiene que tener algo especial. The Answer se posicionan claramente en ese movimiento tan propio de las dos últimas décadas que fija su mirada en lo que se hizo en el pasado dentro del rock para tratar de revitalizarlo en pleno siglo XXI. Así, mientras que Raise A Little Hell no aporta nada nuevo a los oídos de alguien que ame la tradición rockera, sí que ofrece un buen puñado de canciones sólidas y bien trabajadas que ora se inspiran en el hard rock de los 80 ("Long Live The Renegades", "Aristocrat"), ora toman la esencia de los 70 para llevarla a su terreno, como en "Last Days Of Summer". En la mayoría de los temas, el cantante Cormac Neeson hace gala de su registro más rasgado y añejo. Sin embargo, en "Strange Kinda' Nothing" emplea su tono natural de voz y le queda francamente bien, redondeando un gran tema que toma su inspiración de un punto intermedio entre U2 y el folk irlandés, dividiendo así el álbum en dos mitades.
 
La segunda parte del disco también raya a buen nivel, aunque quizá no tanto como la primera. Posiblemente esto sea debido a una sobreexplotación de recursos ochenteros como los coros en los estribillos que acaban creando una sensación de excesiva homogeneidad en el oyente. El álbum se cierra, sorprendentemente, con el tema título "Raise A Little Hell", cañonazo zeppeliniano donde los haya. Por consiguiente, importante contribución de The Answer a un año, el 2015, que promete todavía grandes sensaciones en el terreno del hard rock más clásico.
 
por Andrés Puente

ANTONIO SMASH - Intronauta (Youkali Music, 2014)

 
Seguramente no veréis su nombre en ninguna lista de leyendas del rock nacional, y es una auténtica lástima, una verdadera injusticia, cumpliéndose una vez más eso de que uno no es profeta en su tierra. Antonio Rodríguez –o Antoñito Smash, como le llamaba cariñosamente su buen amigo Marcos Mantero, el recientemente fallecido teclista de Imán Califato Independiente– es uno de los miembros fundadores en los años 60 de la pionera agrupación andaluza Smash, grupo que asentó en nuestro país la psicodelia, el rock experimental y hasta ciertas formas del progresivo. Un conjunto puntal, respetadísimo y muy disfrutado por todos los que amamos la música hecha con ideas y corazón. Más allá de eso, y como decía el historiador de la rumba Txarly Brown, el single “El Garrotín” es incluso precursor de lo que luego se conocería como flamenco pop.
 
Si a todo esto le añadimos que posteriormente colaboró activamente con nombres como Pata Negra, Kiko Veneno o Lole Y Manuel, además de funcionar editando bajo su nombre artístico desde 2002, este cantante, compositor, productor, arreglista y multiinstrumentista debería estar en las mil y una listas de los músicos más subrayables de nuestra escena. Youkali Music, sello que respeta el arte musical sobre todas las cosas, ha apostado por el nuevo trabajo de Antonio Smash, tercero en el haber del que fuese baterista de Smash. Un disco, este Intronauta, con colaboraciones más que comprensibles por la camaradería que une al artista con Kiko Veneno (escribe la letra de “Dr. Man”) y Juan Diego Fuentes “Dogo” (hace lo propio con “Ad Infinitum” y “Panes Y Peces”).
 
Textos críticos y totalmente coherentes con el tiempo que nos rodea, marcados por un rock que tiene tantas pinceladas estilísticas como vivencias la existencia de este artista. Antonio sigue con su personal estilo, algo que no impide que en ocasiones nos recuerde a concretas etapas del Rosendo más vanguardista en arreglos o que las guitarras eléctricas solistas nos puedan rememorar, con sus pasajes atmosféricos, el estilo de un David Gilmour. Trabajo recomendable al cien por cien.
 
por Sergio Guillén

Las 5 mejores portadas de UFO

 
Para gustos los colores, y está claro que UFO tiene LPs suficientes como para elegir un número más alto de carátulas; pero en Renacer Eléctrico escogemos cinco portadas, cinco obras de diseño paridas por el estudio creativo Hipgnosis.
 
 
Phenomenon (1974)
A simple vista parece la típica imagen de un matrimonio británico que llega a su casa de campo, una estampa de saturados colores, en los que el calor de los mismos ha sido alterado para darle cierto toque de irrealidad. Pronto se nos van los ojos al primer personaje de la escena, la mujer, alguien que nos mira entre extrañada y desafiante; que nos mira a nosotros como preguntándose la razón por la que hemos quebrantado esa particular intimidad que la imagen representa. Un poco más atrás hay un hombre, un varón que mira atónito al cielo, a una pequeña mancha, a un objeto no identificado, a fin de cuentas. Todo atesora una carga incuestionable de misterio.
 
 
Force It (1975)
Lo primero que llama nuestra atención seguramente sea esa sobrecarga de elementos, de grifos, de apliques, todos ellos rodeando desde el frente la imagen del fondo en la que, dentro de una bañera y de pie, una joven medio desnuda se abalanza con pasión sobre un hombre. Nosotros estamos, si hacemos caso a los mandos del grifo, al otro lado del espejo, contemplando ese momento entre íntimo y salvaje. La instantánea es todo blancos y metalizados, entre los que escasamente se muestra el suelo de baldosas con reminiscencias en la disposición de sus colores de los tableros de ajedrez.
 
 
Lights Out (1977)
La jornada de trabajo en la fábrica se ha terminado, llega la hora de cerrar, de apagar las luces. El estudio Hipgnosis no representa nuevamente con cierto toque de misterio. Una figura en primer plano, de la cual no se muestra la cara, aparece con el mono de faena abierto hasta la entrepierna, mientras que más atrás, al fondo, otra figura se está despojando de su ropa de trabajo... ¿o tal vez se la está poniendo?
 
 
Obsession (1978)
Aquí se ve claramente a uno de los miembros del grupo, el guitarrista Michael Schenker, aunque su figura, que se mantiene en un segundo plano, aparece franqueada en el retrato por dos grandes caras de personajes repeinados y trajeados. Estos semblantes tienen los ojos, la boca y los orificios nasales tapados por una especie de bolas o burbujas metálicas.
 
 
Strangers In The Night (1979)
Imagen granulada, llena de colorido, netamente hermanada con el pop art de un Roy Lichtenstein, por ejemplo. Sin embargo, la imagen es cruda, con rostros de personas que por un lado muestran cierta locura, alegría exagerada, y por otro representan la emoción de extasiarse con una actuación musical en directo.
 
por Sergio Guillén

PAT BENATAR - Get Nervous (Chrysalis, 1982)

 
Mientras el paso de Cher por el adult oriented rock fue totalmente circunstancial, un hecho puntual traducido en unos pocos discos de estudio con los que estar a la moda en la segunda mitad de los años 80, el de Pat Benatar, por el contrario, resultó totalmente relevante. De hecho, ella marcó un antes y un después con su forma de entender la mixtura del rock con el pop. Secundada por su mano derecha, el guitarrista y compositor Neil Giraldo –que terminaría siendo su esposo–, Benatar cierra un quinteto con el que desde 1979 editar álbumes de pegada incuestionable y una rendida dedicación a los estribillos imperdible, de esos que no te puedes sacar de la cabeza.
 
 
Tal fue el impacto causado por esta vocalista en Estados Unidos, que durante la década ochentas se convirtió en un verdadero icono a seguir, quedando las adolescentes prendadas por sus estilismos –que copiaban sin reparo– y apareciendo su nombre citado en películas juveniles de la época. Pero si algo consiguió Pat Benatar fue abrir un camino para muchas cantantes que vendrían después en la escena del rock melódico. Get Nervous, el cuarto disco de la artista con su banda, marcaría un punto de inflexión más que subrayable: es el primero de sus elepés en los que no se puede encontrar ninguna versión, al igual que en este vinilo se presenta a los teclados Charlie Giordano (hasta entonces era Giraldo el que compaginaba las partes de guitarra solista con las de teclista); igualmente se pierde, por su partida del seno del grupo, la segunda guitarra que aportaba Scott St. Clair Sheets.
 
 
Estamos por tanto ante un disco revelador, cargado de creaciones musicales de alto nivel, perfectas para sonar en la frecuencia modulada pero con el empaque y peso suficiente como para perdurar; “Shadows Of The Night”, “Anxiety (Get Nervous)”, “Little Too Late”, “I’ll Do It” o la dramática power ballad “Fight It Out” son claros ejemplos de lo dicho.
 
por Sergio Guillén

CODY CANADA AND THE DEPARTED - HippieLovePunk (Blue Rose Records, 2015)

 
Después de liderar durante más de una década con gran éxito los Cross Canadian Ragweed, Cody Canada debutó en 2011 con The Departed publicando el álbum This Is Indian Land. Tras la marcha en 2013 de Seth James –el que fuera cantante, guitarrista y compositor de The DepartedCody ha tomado las riendas de una banda que ha sabido adaptarse perfectamente a la formación de cuarteto, y así lo demuestra en su nuevo disco HippieLovePunk.
 
Los once cortes de este disco nos ofrecen una combinación de southern rock con country, once temas que recorren los polvorientos caminos que unen Texas con Oklahoma impulsados por los aires del soul de Memphis soplando de fondo. Todo el álbum se cimenta sobre cuatro pilares esenciales: guitarra, bajo, batería y teclados; a esta banda no le hace falta nada más. Desde la inicial “Comin' To Me”, o las siguientes “Revolution” y “Boss Of Me”, se hace palpable la manera en la que unos solventes riffs de guitarra pueden hacer llegar a buen puerto cualquier idea musical de Cody Canada y los suyos. En el caso de “Maker”, un sencillo fingerpicking acústico es todo lo que la canción necesita para sonar redonda; en otros casos se hacen visibles, incluso, ciertas influencias garajeras y del punk, véase “Great Big Nothing”. Como contrapunto, el órgano dota de una atmósfera casi cenagosa a un tema como “Got It” y las armonías vocales hacen de “Easy” la balada por excelencia de este más que recomendable disco para todo buen aficionado a la música de esencia Americana.
 
HippiLovePunk se cierra con el tema más folkie, “All Nighter”, una composición a ritmo de vals que cuenta con la colaboración de los miembros de una familia dedicada a la música por completo, la familia Braun: Willy y Cody (Reckless Kelly), Micky y Gary (Micky & The Motorcars) –dos interesantes bandas militantes también en las filas del sello Blue Rose– y el patriarca de todos ellos, Muzzie Braun. Atención al bonus track que se esconde entre sus surcos.
 
por Fat Professor

África Paredes y Sergio Guillén estarán en la Feria Cuerpo y Poder este domingo 29 de marzo

 
Dos miembros del equipo de Renacer Eléctrico Music Magazine, su director Sergio Guillén y la fotógrafa África Paredes, estarán presentes en la feria cultural y de arte Cuerpo Y Poder que se celebra en Madrid (Calle Fuencarral 77 – metro Tribunal). El próximo domingo 29 de marzo a las 13:00h el autor Sergio Guillén presentará por fin de manera oficial su novela Sátrapa. Rompecabezas Para Una Canción Perfecta en su ciudad de origen; mientras África Paredes estará ese mismo día en las instalaciones del evento para todos los que quieran hablar con la artista sobre sus series fotográficas Go Ask Alice y Pausa, trabajos ambos que se expondrán en la citada feria hasta el día 17 de mayo de este mismo año.
 
 
Aclarar que, aunque la novela Sátrapa, un auténtico thriller relacionado con la historia de la música, se puso a la venta en 2012, hasta hoy no se había podido hacer una presentación oficial en Madrid. De esta manera, y gracias a la feria Cuerpo Y Poder, finalmente podremos escuchar a su autor, Sergio Guillén Barrantes, contándonos en persona todos los entresijos de la obra. Además se podrá comprar la novela en la propia feria. Una oportunidad única para disfrutar de uno de los libros más originales de los últimos tiempos.
 
Han dicho de Sátrapa:
 
"Intrigante relato de Sergio Guillén, autor que tras una indudable muestra de su talento escribiendo numerosas obras dedicadas al mundo de la música junto a Andrés Puente, se ha lanzado al género novelesco trasladando la arquitectura literaria de Tom Wolfe y la visión desesperada y al límite con la que Paul Auster dibuja a sus personajes. Qué es real y qué es ficticio es el menor de los retos al que se tiene que enfrentar el lector cuando se sumerja en la lectura de Sátrapa. Las oscuras sombras de los recuerdos de Fernando Gail junto con su febril búsqueda de un punto de referencia de la realidad se convierte en la mayor ciénaga de la que el lector luchará por no verse atrapado igual que el protagonista".
- Julio López Tecglen. Blog The Dissident Aggressor
 
"Sátrapa. Rompecabezas Para Una Canción Perfecta no es sólo un respetuoso viaje por la historia cultural -y, más en concreto, musical- de la segunda mitad del siglo pasado, ya que igualmente se desarrolla cual sentido homenaje al estilo que implantó el "Nuevo Periodismo" estadounidense en los años 60. Todo ello se ajusta en una trama con cuerpo de novela de misterio, con un devenir que engancha en cada capítulo gracias a unos roles totalmente realistas e inspirados en personajes con los que el autor se ha cruzado en su carrera profesional. La historia de dos hombres que, a kilómetros y kilómetros de distancia, se descubrirán marcados por un secreto que podría revolucionar la historia de la música moderna. Por el camino, y página a página, artistas y músicos reales ya desaparecidos como Jimi Hendrix, Jim Morrison, Roy Orbison o John Lennon, harán acto de presencia para encarrilar con parte de sus vidas la de uno de los protagonistas".
- Revista musical El Chamberlin
 
"No son muchas las obras escritas en nuestro territorio centradas en el mundo de la música y, todavía peor, escritas por melómanos. Sergio Guillén ha aunado ambas cosas. Sátrapa es una novela de lectura casi compulsiva en la cual se hace un acertado retrato de todo lo que conlleva el mundo de la música. Bueno y malo: el talento, el arte, el amor, pero también las envidias o el oportunismo. Un brillante debut como novelista".
- Richard Royuela. Revista musical RockZone
 
"Los primeros capítulos me desconcertaron un poco -¡lo cual me gustó!- y conforme avanzaban te metían cada vez más en la trama. Lo de mezclar realidad y ficción da mucho juego. Lo inteligente, en mi opinión, es lo que ha conseguido el autor: difuminar la línea que separa lo que es real de lo que es ficticio; que el lector se pregunte qué es realidad y qué es "ficcionado" de lo que está leyendo. Estarán los lectores que se preocuparán de investigar, línea por línea, si este personaje o aquella canción existieron realmente o si Sergio Guillén se los ha sacado de la manga; y luego estarán a los que no les importará si eso existió de veras o no y tomarán la novela tal y como venga, asumiendo que todo es una ficción (o que todo es verídico)".
- Fat Professor. Revista musical Renacer Eléctrico
 
"Este periodista y locutor radiofónico se ha pasado los últimos 6 años publicando con diferentes editoras nacionales libros sobre cine o música como 80 Películas de los 80. Una Lectura Ácida, Psicodelia Americana o Discos Para Inquietos, entre tantos otros. Este nuevo trabajo que ahora se presenta le lleva a escribir sobre las trampas que en tantas y tantas ocasiones ofrece la industria musical para el mainstream".
- Rolo, LHMagazine
 
"Fernando Gail, uno de los personajes protagonistas de la historia, tendrá que descubrir el misterio que se oculta tras un éxito radiofónico de los años 80. Así escarbará en la historia del rock de las décadas de los 60 y 70, incluso entrará en el nuevo milenio en el que nos encontramos para dar con las claves resolutivas".
- Pablo M. Beleña. Periodísticos.com
 
"Sergio Guillén se arrima con su estilo a lo que se conoció en los 60 como Nuevo Periodismo y retrata con todo lujo de detalles la vida y entorno de dos rivales que lo son casi sin saberlo: un antiguo estrellón de la industria musical en horas bajas y un periodista con trastorno obsesivo-compulsivo. Entre ambos se oculta un misterio que llevará al lector desde los psicodélicos años del LSD a cuatro décadas después en un apasionante vuelo".
- Pointer. Musicópolis