• REMEMORAMOS LOS DÍAS DORADOS DE THE TRASHMEN

  • OS OFRECEMOS LA CRÓNICA EL SHOW MADRILEÑO DE DANIEL ROMANO

  • HONORIS PAUSA, LA BANDA QUE DIO UN SOLO CONCIERTO

  • TODO SOBRE LAS GIRAS ESPAÑOLAS DE VIRGIL & THE ACCELERATORS Y DE BEX MARSHALL BAND

  • ANÁLISIS DEL CONCIERTO DE THE DELTA SAINTS EN LA SALA EL SOL

ISTHAR - En El Mundo De Los Sueños (Lemuria Music, Reedición: 2014)

 
En El Mundo De Los Sueños, el disco de Isthar que ahora reedita Lemuria Music, se grabó originalmente entre junio de 1987 y febrero del 88. Para esa segunda mitad de los años 80 el rock progresivo, catalogación estilística a la que venía a adscribirse la música de esta banda, había sufrido grandes cambios. En 1986, por ejemplo, Ñu –conjunto en el que acababa de entrar José Luis Rodríguez, padre del proyecto Isthar– graba el álbum en directo No Hay Ningún Loco, Companyia Elèctrica Dharma hace lo propio en No Volem Ser y Medina Azahara presenta Caravana Española; mientras en el mundo del rock experimental internacional se podían encontrar cosas como The Big Lad In The Windmill de los británicos It Bites, The Creek de los norteamericanos Creek (a medio camino entre Kansas y Styx), o mismamente el fructífero retorno del grupo japonés Ain Soph por medio de Hat And Field.
 
José Luis comenzó a grabar En El Mundo De Los Sueños estando aún en Ñu; además, y como dato curioso y subrayable para un álbum de debut, Rodríguez logró congregar para las sesiones en el estudio a un plantel inimaginable en cualquier otro disco del momento: José Barta, Jero Ramiro, Valentín del Moral “Chino” (tras su salida de Banzai), Bernardo Ballester, Miguel Ángel Collado, Javier Mira... y así podría seguir con esta lista de lo más abultada. Incluso José Carlos Molina, con el que el fundador de Isthar no terminaría del todo bien en su paso por Ñu, aportaría su personal toque artístico a la flauta.
 
El resultado es un trabajo de estudio cargado de hard rock y heavy con arreglos progresivos y letras emocionantes, un disco que marca la evolución que en cierto sentido se estaba produciendo en un sector del art rock más potente, más duro, pero que no se olvidaba de las melodías. Además, esta reedición incluye igualmente la versión en inglés del lanzamiento y cuatro piezas interpretadas en directo en Talavera de la Reina en 1989. Más completo y trufado de sorpresas no podía volver a la actualidad este interesante disco.
 
por Sergio Guillén

KELLEY MICKWEE - You Used To Live Here (Blue Rose Records, 2014)

 
You Used To Live Here es el debut en solitario de la cantautora afincada en Austin Kelley Mickwee. Tras haber formado parte del dúo de folk Jed & Kelley, primero, y de la banda tejana femenina Trishas, después, Mickwee ha regresado a su Memphis natal para grabar este disco en el salón comedor de la histórica mansión que un día perteneció al novelista e historiador de la Guerra Civil norteamericana Shelby Foote, de ahí el título del disco.
 
El álbum lo forman cinco canciones coescritas junto a otros tantos colegas (destaca el dueto junto a Owen Temple en “Beautiful Accidents”) y dos versiones, “Blameless” de John Fullbright y “Dark Side of Town” de Eliza Gilkyson. Mickwee se encarga de la guitarra acústica, mandolina y voz (una voz cautivadora que lleva tomando clases desde los siete años), su marido Tim Regan se ocupa de las guitarras eléctricas, piano, Wurlitzer y órgano B3; la banda se completa con pedal steel, bajo y batería. El álbum se grabó tocando todos los músicos en directo en tan peculiar escenario, en apenas día y medio, con la mirada bien puesta en artistas como Shelby Lynne, Susan Tedeschi, Joan Osborne o Linda Ronstadt. El folk, el country, el r&b, el blues y el soul se dejan sentir por sus surcos –un tema como “River Girl” parece querer rendir tributo al sonido de los míticos estudios Muscle Shoals de Alabama–. Se trata de un trabajo producido por la propia Mickwee que consta de tan sólo siete cortes y que apenas alcanza los 32 minutos de duración pero –como su propia autora dice– no nos encontramos ante un EP porque no es un extended play de nada; es una obra unitaria que tiene sentido por sí misma.
 
Fantástico descubrimiento esta artista, tanto por las propias composiciones como por el hecho de grabarlas en directo en tan breve lapso de tiempo. ¿Dónde quedaron aquellos tiempos en los que un músico alquilaba un estudio por tan sólo unas horas y en una noche daba vida a todo un álbum, completado de principio a fin, y de excelente factura? You Used To Live Here es una propuesta tan sencilla en su concepción como valiente en su ejecución, y el resultado no puede mejorarse; un disco que se pasa como un suspiro y quieres volver a escuchar de inmediato.
 
por Fat Professor

Concurso Red Apple y su disco "The Wow! Signal"

 
Los miembros de Red Apple nos han cedido tres de las copias originales en CD que se han editado de su último álbum, The Wow! Signal, para que las regalemos en Renacer Eléctrico Music Magazine. Así que, si queréis entrar en el sorteo para llevaros uno de los más originales trabajos del rock nacional de este 2014, sólo tenéis que enviarnos un mail a renacerelectrico@hotmail.com contestándonos a la siguiente pregunta:
 
En la entrevista que realizamos a la agrupación en este medio, ¿con qué dos grupos dijo Darío Buñuel que "había sido un sueño" compartir escenario?
 
Tenéis hasta el 31 de octubre para contestar. El lunes 3 de noviembre daremos los nombres de los premiados.

WHISKY CARAVAN (Sala Boite Live, Madrid, 17/10/2014)

África Paredes
 
«Quizá siempre fuimos así, dulce chica carmín», recita entre el canto Danny Caravan al borde del escenario de la sala Boite Live; ha pasado ya la primera hora y media de concierto y el grupo Whisky Caravan no dará por cerrada su actuación hasta rebasar la segunda hora. El público, más prudente en las primeras canciones, ahora ya toma sin reparos la primera fila en la que estaban apostados los fotógrafos enviados por diversos medios musicales especializados. Un nutrido grupo de seguidoras lleva cantando con adoración cada frase de “Chica Carmín” desde que el vocalista la ha sacado de su garganta y la ha puesto sobre la tarima. Pero no es un caso aislado; el grueso de los acólitos del conjunto se desinhibe totalmente al fin, bailando a placer, coreando con más fuerza y alzando los brazos.
 
África Paredes
 
Whisky Caravan, en una extendida formación de seis componentes, presentan esa noche Donde Ella Duerme, disco que en ese concierto pisa suelo sagrado para la banda, un garito en el que la formación se quitó las legañas en sus inicios, en donde sus miembros comenzaron a sentir el calor y la energía que captura al intérprete al verse frente a una audiencia. Tres años después el conjunto suena rotundo, mostrando su elepé pero también ofreciendo canciones que aún no están grabadas, que por el momento son propiedad de la escena, de sus actuaciones. Han comenzado con “Nadie Tiene Corazón”, vibrante, vital, y a partir de ese pistoletazo de salida han sabido inteligentemente alternar los cortes más briosos con los medios tiempos y el reposo rozando con la introspección. Buenos tiempos, sin duda, para esta caravana de bebida espirituosa.
 
por Sergio Guillén
fotos por África Paredes
el reportaje fotográfico completo en: Álbum del Concierto

JOSÉ R. ROJO - Carne Cruda. La Historia De W.A.S.P. (Quarentena Ediciones, 2014)

 
Resulta extraño que hasta ahora nadie se hubiese preocupado en España de publicar un trabajo biográfico de un grupo como W.A.S.P. Una banda siempre rodeada de polémica, de una larga trayectoria y de la que hay montones de cosas que contar. Pues bien, ya tenemos entre nosotros un libro, que se queda en un buen intento aunque sin llegar a ser la obra definitiva, sobre Blackie Lawless y sus huestes.
 
José Ramón Rojo afronta este trabajo desde el punto de vista de un fan de la banda estadounidense. Sin embargo, esto no le impide desgranar un análisis crítico de la carrera de la formación, algo que personalmente agradezco. Para textos asépticos ya tenemos los manuales médicos. Rojo recorre toda la carrera de la formación con una prosa sencilla pero funcional, aunque resulta evidente que no es un experto en estas lides. Es su primer libro, y supongo que esto es lo que le ha impedido afrontar este trabajo con una mayor profesionalidad. Eso sí, no logro entender qué se le puede haber pasado por la cabeza para publicar en varias ocasiones en esta obra los textos de Blackie Lawless en los libretos de sus discos con una traducción al español tan chapucera como la que puede ofrecer un traductor automático de los que todos conocemos. Personalmente, me resulta incomprensible esta falta de profesionalidad, máxime cuando en los capítulos finales se incluyen entrevistas con varios miembros del grupo (uno de los puntos más interesantes de la obra, por cierto) y las letras traducidas al castellano de varios temas emblemáticos de W.A.S.P. con una aceptable fidelidad a los textos originales.
 
Como complemento al texto biográfico (que como digo, tiene bastante interés y revela numerosos datos curiosos) se incluyen varias crónicas de conciertos y reseñas de discos. En este punto tampoco logro a comprender por qué el autor invita a varios colegas de profesión –por mucho que haya algún que otro nombre conocido, como el de Mariano Muniesa– para encargarse de varios de estos textos, provocando una heterogeneidad que no contribuye a la línea de este trabajo. Tampoco habría venido mal un repaso más concienzudo a los textos para redondear la obra (eso de "arena de otro costal"... en fin).
 
Lo mejor que se puede decir de Carne Cruda. La Historia De W.A.S.P. es que incita al lector a investigar en discos de la banda que seguramente le habían pasado desapercibidos o a buscar esas grabaciones de conciertos que desvelan la peculiar idiosincrasia escénica de Blackie Lawless y los suyos. Además, y por encima de todo, es un libro que hace un análisis concienzudo de Blackie: sus inquietudes, su personalidad, sus distintas fases vitales... y cómo esto ha repercutido en su música a lo largo de los años. Esto, para mí, es el punto fuerte de la obra.
 
por Andrés Puente

CARLOS FERNÁNDEZ - Deep Purple. Made In Japan (Quarentena Ediciones, 2014)

 
Hay discos que de tan reconocidos y ensalzados parece que ya se tengan oídas todas las historias que tras los mismos se esconden; uno de ellos es, por supuesto, el álbum en directo Made In Japan grabado por la agrupación británica Deep Purple. Sin embargo, y por muy purplemaniac que uno se considere, Carlos Fernández es capaz de demostrarnos con este libro que todavía quedaban páginas y páginas por escribir en relación al citado trabajo.
 
Además, y esto es algo que amplia el espectro y le da una atmósfera muy especial al grueso de la obra, el autor no se centra únicamente en presentar a la banda, hablar de sus comienzos y llevarnos así, paso a paso, hasta las ya míticas jornadas niponas del quinteto que conformaba la mark II de Deep Purple. Fernández también abre el libro a comentarios, recuerdos y vivencias de diferentes profesionales del campo musical relacionados con la edición y escucha de esta magna grabación en vivo. Igualmente Carlos traduce las piezas que conformaban aquel lanzamiento y las analiza una a una; incluso cuenta con las colaboraciones exclusivas de Ian Gillan y Roger Glover.
 
Mis primeros recuerdos referidos a Deep Purple están ligados a una antigua compilación original en casete, al igual que al Shades Of Deep Purple, al Machine Head y a este Made In Japan. Adoraba –y lo sigo haciendo– la primerísima etapa de Deep Purple, con sus ropajes, sus cardados tan sesenteros y esas canciones con algo de rock, pop y psicodelia; pero cuando escuché Machine Head y, sobre todo, aquel directo Made In Japan me pareció estar descubriendo a otra banda, a unos extraterrestres que habían aterrizado para llevar el rock un paso más allá. Yo era entonces un crío, pero a día de hoy, y con toda la discografía de la banda en mis estantes caseros, sigo emocionándome y sorprendiéndome. Por eso comprendo perfectamente a los invitados que hablan en el capítulo “¿Qué ha significado el Made In Japan en tu vida?”, y por eso me ha entretenido tanto este recomendable libro.
 
por Sergio Guillén

THE REFRESCOS (Sala Caravan, Madrid, 10/10/2014)

África Paredes
 
En el concierto que The Refrescos ofreció el ya pasado mes de abril en el madrileño local Breaking Bar, Bernardo, el vocalista y líder del combo, anunció a la concurrencia que aquel show era el último antes de que se metiesen de lleno en la gira de presentación de su disco Sal Y Sol; es decir, que a partir de ese momento la lista de temas que se escucharían sobre los escenarios sufriría un cambio más que razonable. Y no es que tuviesen pensado incluir un par o tres piezas de su recién estrenado trabajo –algo que ya estaban haciendo esa noche con cosas como “Madrid Is Fun” o “Pansancracio”–, directamente su plan de vuelo era llevarnos en un viaje rasante por todo ese álbum que ha supuesto la marca de regreso para The Refrescos (al menos como nombre, pues el espíritu ya estaba en los anteriores The Gambas). Por lo que si mirábamos el tracklisting de Sal Y Sol, podíamos comprobar que desde “La Medusa” hasta “No Venga Nadie”, todos y cada uno de los temas (a excepción del bonus track “Futbol Es Futbol”) tuvieron su espacio aquella noche –aunque no respetando el orden de cortes del disco compacto, algo que es lógico cuando tienes que mezclar nuevo material con versiones y antiguos clásicos de tu banda–.
 
África Paredes
 
Bernardo tuvo que tirar un par de veces de chuleta para refrescar las nuevas letras, pero eso no hizo cojear su actuación. Él es todo un showman, un artista de escenario, y se ganó a los asistentes desde las primeras frases de presentación gracias a su reconocido desparpajo. Jaleó al público y nos hizo cantar a todos los que nos pusimos a tiro de su micrófono. Casi pasó igual tiempo sobre la tarima que entre la audiencia, cantando y bailando en la misma sala junto a sus seguidores; mientras esto sucedía, los nuevos The Refrescos demostraron algo que cualquiera que les viese en sus últimas actuaciones ya bien sabía: que son músicos destacables que han sabido compenetrarse con acierto, conformando una troupe musical admirable. Y así pasaron los minutos, entremezclándose canciones como “Saca”, “Aquí No Hay Playa” o “Todo O Nada” con versiones de Los Toreros Muertos y Tequila. The Refrescos pusieron una vez más sobre la mesa su indiscutible capacidad para dominar el ska, aunque también lo desenvueltos que suenan cuando se acercan a la rumba o al campo de las rancheras frenéticas.
 
por Sergio Guillén
fotos por África Paredes
el reportaje fotográfico completo en: Álbum del Concierto