• THE DIESEL DOGS YA TIENEN A LA VENTA SU NUEVO DISCO "EVERYTHING"

  • THE EXCITEMENTS, THE LIMBOOS Y LA CRÓNICA DE SUS CONCIERTOS EN MADRID

  • 1986 Y EL ENCUENTRO DE AEROSMITH CON RUN-DMC

  • EL BLUES SUCIO DE LITTLE HURRICANE EN DIRECTO

  • OS OFRECEMOS TODA LA INFO SOBRE EL NUEVO CD+DVD DE SPIN DOCTORS

VVLTURES - Birdcage (La Produktiva Records, 2015)

 
Hacía falta en la escena pop nacional un poco de oscuridad sonora como la que nos trae Vvltures, banda nacida hace aproximadamente un año que ahora se presenta en sociedad con un atractivo EP. Y no es que el segmento pop rock esté mal cubierto en la actualidad en nuestras latitudes, pero siempre es interesante toparse con sonoridades alejadas de lo habitual en este campo. Las cinco canciones de este disco son la receta perfecta para este viraje estilístico.
 
Músicas obsesivas, oscuras, densas y con toneladas de bien entendido tenebrismo que igual le guiñan un ojo al kraut rock de bandas cual Neu! como miran de soslayo a los King Crimson de los 80, basándose siempre en el post-punk y el pop siniestro de la década del plástico y las hombreras. Aquí no encontramos prácticamente ninguna concesión comercial. El ruido es moneda de cambio común, e incluso los títulos de los temas ("Runaway", "Parasite", "Dance", "Birdcage" y "Moonrise") y la portada son herméticos, misteriosos, en las antípodas de lo que generalmente nos suele ofrecer la escena independiente nacional.
 
Cinco canciones que forman un pentágono indestructible y que nos invitan a imaginar una trayectoria futura provechosa y excitante. Apunten Vvltures en su agenda de grupos a descubrir y a seguir. Yo ya estoy frotándome las manos pensando en un futuro LP.
 
por Andrés Puente

COMPANYIA ELÈCTRICA DHARMA - Tramuntana (PDI, 1977)


 
A la tercera va la vencida. La culminación es cosa hecha para 1977. Tramuntana representa la consagración de los primeros Dharma. A esas alturas estaba claro que no eran los únicos en enarbolar la bandera del progresivo catalán, que no parecían primeros en hacer que se cruzasen las dos líneas estilísticas que caracterizaron a dicha vertiente, pero sí se podían sentir orgullosos de ser uno de los nombres que mejor estaba dando forma al invento.
 
Sin embargo, y lejos de querer desmarcarse de sus anteriores grabaciones, en cierto modo las reivindican. Tal vez la idea correcta sea la del lazo de unión, o por lo menos eso entiende el oyente al descubrir que el “Tiru-Tiru-Ritu” final de L’Oucomballa es recuperado para iniciar la nueva obra, aunque ahora a más revoluciones. En este vinilo surge una extraña connotación vanguardista, sobre todo en creaciones como “Focs De Sant Joan” en la que el saxofón se encarga de mantener el colchón folk tradicionalista para agradecimiento del resto de la guardia Dharma que ataca a la fusión de ramalazos rock. Destacable es el tema que titula el LP, creación que hace sus gorgoritos desde la improvisación más descarnada.
 

 
Fundamentos catalanes para crecer en centímetros a sus algo más de diez minutos de duración. Fuegos de artificio tan reales que se convierten en fiel paleta de colores para extrovertidas diabluras musicales. Para los más exigentes en cuanto a solos se refieres, Companyia Elèctrica Dharma guarda en sus filas a Josep Fortuny, un preciso baterista que luce su arte en “Festejada (De Timbals)”. Cava de exquisito sabor para recrearse con una escena que ya tenía su propia calificación de origen.
 
 
por Sergio Guillén y Andrés Puente

Don't Stop Me Now - Queen (La canción del día)


 
Mercury y su piano, no hay uno sin el otro. La forma de interpretar pasajes instrumentales de Freddie ante este instrumento era personalísima, y en más de una ocasión servía de chispa inicial para generar una tormenta de notas e ideas que terminaban absorbiendo a los otros tres miembros de Queen. Así comenzaba “Don’t Stop Me Now”, un piano sobre el que las cuerdas vocales del cantante se balanceaban un poco buscando el cabaret, un poco jugando con la sobriedad. En un simple cambio de estrofa va entrando la banda, los coros que repiten el título y así llega a la madurez el corte, una de esas canciones que posee la característica marca de fábrica de la Reina, ese trabajo de pistas múltiples en el que se cuidan hasta el último detalle los juegos de voces. Esta versión primera sería recuperada en 2004 para la película británica de humor dirigida por Edgar Wright Zombies Party.
 
DON'T STOP ME NOW
Grupo: Queen
Disco: Jazz
Año: 1978
 
NO ME PARES AHORA
Esta noche voy a pasar un buen rato,
Me siento vivo y pondré el mundo patas arriba
Y flotando en un éxtasis.
Por eso no me pares ahora, no me pares,
Porque estoy pasando un buen rato, pasando un buen rato.
Soy una estrella fugaz saltando a través del cielo
Como un tigre desafiando las leyes de gravedad.
Soy un coche de carreras que se pasea como Lady Godiva,
No puedo parar,
Nada puede detenerme.
Me quemo cuando toco el cielo, sí,
Estoy a doscientos grados
Por eso me llaman Mister Fahrenheit.
Estoy viajando a la velocidad de la luz,
Quiero convertirte en un ser supersónico.
No me pares ahora que estoy pasando un rato tan bueno.
Estoy teniendo una subida,
No me pares ahora.
Si quieres pasar un buen rato, sólo tienes que llamarme.
No me pares ahora (Porque estoy pasando un buen rato),
No me pares ahora (Sí, estoy pasando un buen rato),
No quiero parar.
Sí, soy un cohete camino a Marte
Sin posibilidad de cambiar su rumbo.
Soy un satélite, estoy fuera de control.
Soy una máquina sexual lista para descargar
Como una bomba atómica a punto de,
Ooooooh, explotar.
Me quemo cuando toco el cielo, sí,
Estoy a doscientos grados
Por eso me llaman Mister Fahrenheit.
Estoy viajando a la velocidad de la luz,
Quiero convertirte en un ser supersónico.
No me pares, no me pares,
No me pares... ¡hey, hey, hey!
No me pares, no me pares
Ooh, ooh, ooh, ¡me gusta!
No me pares, no me pares,
Estoy pasando un buen rato, un buen rato.
 

NACHO, NANDO & MIGUEL - Dr. Zanofer / L´Home Polaroid (La Produktiva Records, 2015)

 
Recuerdo cuando en 2012 me llegó un envío postal directamente desde el hogar de Miguel Zanón en el que se contenía un disco compacto de elaboración casera –es decir, grabado en el típico CD virgen–. Reconozco que ya me había puesto al tanto él mismo no hacía mucho tiempo avisándome de la creación de una nueva banda de la que formaba parte: Nacho, Nando & Miguel. Nacho era el baterista Nacho Álvarez y Nando, el mismísimo Nando Oterino. La cosa pintaba mejor que bien. Miguel como Juan Zarppa acababa de publicar su excepcional JZ12, posiblemente su mejor trabajo hasta la fecha, mientras Oterino había hecho de Gallina –o Gran Gallina, como se rebautizó posteriormente su proyecto junto a Ángel Santiago– una de las apuestas más originales del pop rock nacional, dotando el grueso de sus dos elepés (Gallina y Gran Gallina Monster Heavy) de un surrealismo cotidiano excepcional. ¿Qué pasaría ahora que Zanón y Oterino juntaban fuerzas en oficialidad? Sí, ya habían colaborado con anterioridad y mantenían una buena amistad pero, qué podría deparar este trío de mentes tan inquietas.
 
Aquel trabajo que me llegó entonces al cajetín del correo, y que lleva por título Dr. Zanofer, sólo se podía escuchar hasta este 2015 en el bandcamp de Nacho, Nando & Miguel. Sin embargo, y aprovechando la edición de su segundo larga duración en estudio, el genial L´Home Polaroid, La Produktiva Records hace un acto de justicia y pone también a la venta en formato físico su primer disco. Obras complementarias pues las bromas privadas o públicas, según el caso o la canción, pueden llegar a saltar de un elepé a otro –ahí está, por ejemplo, esa nueva “Para Ringo Siempre Es Domingo”, frase sacada del texto de “Galibier”, canción fundamental de su debut–. Lo surrealista en las canciones no está siempre buscado adrede, inventado, ya que en la gran mayoría de las ocasiones de nuestra vida con mirar alrededor y poner un poco de atención se puede dar con casos salidos de madre, casi dalinianos; la magia de estos creadores es saber transformar todo esto en canciones con humor pero también con poso.
 
Cuando me encontré ante el momento de sumergirme en L´Home Polaroid sentí cierto miedo; y es que me había parecido tan perfecto el pistoletazo de salida de estos tres músicos, que temía no poder hallar una segunda parte a la altura. Pero nada de segundas partes, esto es pura continuación, ya que en ningún momento parece uno haberse apeado de tan estrambótico, alucinante, hilarante y satisfactorio viaje. Y al final te enamoras con igual apego de “Galibier”, “Hey”, “Macca Y Jacko”, “El Rickenbacker Y Las Peluqueras” o “Tablas Y El Dr. Zannofer” como de “La Energía De La Bestia Parda”, “Paseo Por El Centro Comercial”, “Caracalla” o “El Vendedor De Crecepelo”. Sublimes dadaístas del power pop inesperado.
 
por Sergio Guillén

The Diesel Dogs ya tienen a la venta "Everything", su nuevo disco de estudio

 
The Diesel Dogs regresan con el que es sin duda su mejor disco: Everything. El disco que Tom Petty habría firmado a medias con Izzy Stradlin si ambos leyeran a David Foster Wallace. Mucho más glamour de cloaca, arañas de marte y bebés de billones de dólares que son menos que "zero".
 
Lanzado por el sello Ghost Higway Recordings, Everything es un álbum luminoso y radicalmente honesto, en el que el pasado y el futuro se dan la mano, para facturar una contundente declaración rockista. Estribillos ganadores para terminar el mundo y volverlo a hacer comenzar y una sublime capacidad para fracasar con estilo. Rock superlativo con reminiscencias a The Clash o a The Spiders From Mars, a The Who, QOTSA o Big Star. Letras inteligentes envueltas en la convicción de que el futuro es de las masas, y un disco para dar una buena inyección de ambición y savoir faire al panorama rock.
 
Producido de nuevo por Fernando Pardo (Sex Museum, Los Coronas, Corizonas) y masterizado por Tom Baker (Nine Inch Nails, The Gaslight Anthem, Monster Magnet), Everything es el disco de rock total para tiempos salvajes.
Todo comienza ahora.
 
The Diesel Dogs se formaron en 2005, en una explosión de lápiz de ojos, insolencia rock, eslóganes desafiantes y glamour eléctrico. Desde entonces, y con tres discos excelentemente acogidos en su haber: High N´ Wasted de 2005), See No Evil de 2007 y The Golden Age de 2010) más su celebrado EP en vinilo Antihumanism, no han abandonado la carretera, llevando su explosivo directo por toda la península, Inglaterra, Alemania, Italia, Francia y Estados Unidos (actuando en clubes míticos como Continental o CBGB).
 
 
Everything son once temas nuevos en CD (libreto 16 páginas a todo color) y Vinilo 12" con Insert a todo color (Ghost Highway Recordings). The Diesel Dogs son:
Javi Diesel: Voz solista y coros, guitarra solista, rítmica y acústica.
Andrea Bonfiglio: Guitarra solista, rítmica y acústica, coros.
Peny Diesel: Bajo y coros.
Juan Marco: Batería
 
Y el tracklist definitivo es el siguiente:
EVERYTHING
NATIONAL ANTHEM
UNDER THE LOVING CARE
THE CONTENDER
BEFORE THE UNIVERSE EXPLODES
INTERZONE
RESTLESS
DAYS OF OUR LIVES
TODAY IS THE FUTURE (YOU WERE PROMISED YESTERDAY)
PLATAFORMA
I AM THE HOLOCAUST

EDI CLAVO - Electricidad Revisitada (Editorial Milenio, 2015)

 
Seguramente no son pocos los que, tras escuchar que el libro que Edi Clavo ha publicado con la Editorial Mileno no es otra cosa que un ensayo, se han planteado las más variadas preguntas. ¿Será esta una biografía sui géneris de Gabinete Caligari? ¿Será esta Electricidad Revisitada un estudio sobre la historia de la música española? ¿Será acaso un tratado sobre el mundo de los bateristas?
 
Lo cierto es que este trabajo de Clavo es un campo abierto para el recuerdo, un recuerdo que le lleva a versar su historia como músico profesional de fama, al igual que a tratar tanto sus inicios, etapas anteriores a Gabinete Caligari y proyectos posteriores. De la misma manera, Edi es diestro y muy detallista en su análisis de la escena nacional y en su evolución desde los 70 hasta la actualidad. Utilizando como excusa diferentes conciertos a los que ha asistido de público a lo largo de su vida, Edi Clavo retrocede con su memoria a situaciones, hechos, anécdotas y curiosidades acaecidas en los años colindantes con las actuaciones seleccionadas. Además, de cada interpretación de cada artista de los que habla (incluidas las de los conjuntos de los que ha sido parte), el autor gusta de analizar técnica, estilo y equipo (baterías, guitarras, amplificadores, etcétera) con los que se crea la música.
 
Electricidad Revisitada es una obra fantástica de un muy entretenido escritor, un baterista y Licenciado en Historia del Arte al que se le nota adorar la investigación de la iconografía del rock. Además, se muestra todo un caballero en sus comentarios a antiguos conocidos o camaradas que a día de hoy ya no lo son; jamás busca la vendetta fácil, jamás escupe bilis, Clavo prefiere narrar con sentido, elegancia y ritmo los momentos vividos, momentos que son ya historia de nuestra música.
 
por Sergio Guillén

LITTLE HURRICANE (La Boite Live, Madrid, 26/04/2015)

 
Unos delicados pies femeninos descalzos que lucen uñas cuidadosamente pintadas reposan sobre los pedales del bombo y platillos del charles de la batería respectivamente. Unas botas masculinas pisan sobre los múltiples pedales de efectos sonoros de una guitarra. Los pies de ella son los de Celeste “C.C.” Spina, las botas de él pertenecen a Anthony “Tone” Catalano; juntos forman el dúo afincado en San Diego Little Hurricane que está de gira por vez primera en España desplegando su irrefutable repertorio repleto de dirty blues –de hecho el concierto que ofrecen en la madrileña sala La Boite es apenas la segunda actuación que dan en Europa en toda su carrera musical después de haber participado ya en reconocidos festivales musicales allá en su país–.
 
La aparente fragilidad que desprende la esbelta figura de C.C. Spina envuelta en un elegante vestido de noche se desvanece cuando ésta asesta el primer golpe de baqueta; desde ese preciso instante, Tone Catalano manejará con maestría los infinitos pedales de su guitarra eléctrica para sacarle el máximo partido posible a su instrumento mientras establece un constante diálogo con su compañera; un diálogo lleno de miradas cómplices y juegos vocales e instrumentales. Little Hurricane hacen gala de un blues sucio y arrastrado pero con amplitud de miras, abierto a otros estilos musicales. La guitarra de Catalano sangra acordes cenagosos y solos rugosos mientras la batería de Spina dirige con mano firme tanto los ritmos más cadenciosos como los más salvajes, en ocasiones marcando el ritmo con un porte marcial digno de una marcha militar y convirtiendo el escenario en un particular campo de batalla sonoro. A lo largo de la noche habrá tiempo para que Spina combine la batería con la mandolina mientras Catalano toca el slide en la guitarra que reposa horizontalmente dispuesta para tal efecto a la vez que canta empleando un micrófono vintage que otorga al conjunto ese sonido añejo que caracteriza su último disco Gold Fever. Este dúo deja bien patente que en directo le sobran los recursos y que no necesitan de nadie más para comerse el escenario ellos solitos.
 
En Madrid, Little Hurricane presentaron los temas de su más reciente álbum y repasaron otros pertenecientes a su debut discográfico Homewrecker, ofreciendo un extenso paisaje sonoro; un paisaje en el que retrataron todos esos escenarios que conforman el camino que media entre los pantanos del Sur Profundo y las áridas tierras de los desiertos de California. En el recorrido de uno de sus directos hay tiempo para hacer un alto en el camino parando a comer algo en un Taco Bell –momento idóneo para escuchar “Hold Me Back”, tema que alcanzó notoriedad al dejarse oír en una campaña publicitaria de dicha franquicia– o para, incluso, sintonizar en la radio del salpicadero el “Money” de Pink Floyd. Esperemos que esta sea la primera visita a nuestro país de las muchas que este súper dúo nos ofrezcan en el futuro. Una cita imprescindible para los amantes del blues más visceral y enraizado.
 
por Fat Professor